Lista de setas

Artículos de hongos

Acerca de las setas

Champiñones

Para muchos, ya se ha convertido en una tradición: recoger hongos en un bosque verde, pelarlos juntos y disfrutar de una comida fragante por la noche, hacer los preparativos para el invierno. Cuando se consumen correctamente, los hongos son útiles, pero pueden dañarlos si no sigue reglas simples.

 

Los beneficios de las setas

Los hongos pertenecen a un reino separado: son una forma de vida completamente diferente a las plantas. Los hongos combinan las propiedades de la flora y la fauna, lo que no podía dejar de afectar su composición.

Este producto se consumía en los albores de la civilización con diversos fines. Después de todo, no solo hay hongos comestibles, sino también venenosos. Fueron utilizados por los chamanes para entrar en un estado especial en los rituales. La capacidad de distinguir los hongos comestibles de los venenosos siempre se ha apreciado, y todavía no es menos importante para los recolectores de hongos aficionados.

Este producto se compone casi en su totalidad de agua, por lo que cuando el secado las setas ocupan muy poco espacio y pesan un poco.
Los hongos son ricos en proteínas, al igual que los alimentos de origen animal. Por tanto, para los vegetarianos, es uno de los pocos sustitutos de este nutriente. Los más nutritivos son los tradicionales hongos “nobles”. Pero en términos de su composición y capacidad para influir en el organismo, muchas especies comestibles no difieren mucho entre sí. A menudo, el valor de una especie en particular se exagera mucho, por ejemplo, debido a su rareza y exotismo.

La mayoría de las sustancias útiles en jóvenes. Frutas, los hongos viejos acumulan cada vez más toxinas y se distinguen por un aumento de las lombrices. Además, los hongos contienen una gran cantidad de Vitaminas del grupo B, varios oligoelementos: zinc, calcio, magnesio, yodo y otros.

Debido a la abundancia de quitina, que se digiere mal, los nutrientes no se absorben bien de los hongos. Pero la quitina en sí es bastante útil. Bajo la influencia del ácido en el estómago, se convierte en quitosano. Esta sustancia es capaz de reducir los niveles de colesterol inhibiendo la absorción de grasas y uniendo lípidos. Por lo tanto, comer hongos puede ayudar a mantener la salud vascular y cardíaca y reducir la presión arterial.

Daño por hongos

Los hongos son “esponjas” naturales, acumuladores de sustancias nocivas. Por tanto, es muy importante recogerlos lejos de carreteras y comercios para evitar intoxicaciones. Es mejor tomar hongos jóvenes, y solo aquellos en los que esté cien por ciento seguro. Si tiene la más mínima duda, no se arriesgue, puede ser mortal.

Las setas contienen en su composición el polisacárido quitina, que pertenece al grupo de los carbohidratos difíciles de digerir y se acerca a la fibra en cuanto a su papel biológico. Aporta grandes beneficios a nuestro organismo, ya que es sorbente y fuente de nutrición para la beneficiosa microflora intestinal. Sin embargo, en presencia de enfermedades del tracto gastrointestinal, especialmente cuando se consumen hongos fritos en grandes cantidades de aceite, pueden provocar su exacerbación. Se recomienda no comer más de 100-150 gramos de champiñones en una comida.

Cómo elegir y almacenar las setas correctamente.

Para evitar la intoxicación alimentaria, solo debe comer hongos probados. Esto solo es posible cuando lo recoge un recolector de hongos experimentado en áreas remotas ecológicamente limpias. Pero incluso las personas experimentadas con un libro de referencia pueden cometer errores, por lo tanto, a la menor sospecha, es mejor no tomar hongos.

Al recolectar, elija frutas jóvenes, no recolecte especímenes completamente gusanos. Mucha gente toma estos hongos con gusanos, "todavía se digieren, proteínas". Esto no es del todo cierto, ya que las larvas y los insectos que se han asentado en los hongos secretan sus propios alimentos procesados ​​que no son buenos para los intestinos. Es imposible envenenarse con esto, pero todavía no es lo suficientemente agradable. Para evitar que el hongo se esparza aún más, debe procesarse inmediatamente después de la cosecha.

Para protegerse, puede comprar hongos cultivados en invernaderos. Se analizan para detectar toxinas, se limpian de escombros y están disponibles todo el año. Aunque, por supuesto, su precio será mayor y los beneficios menores.

Los champiñones frescos se almacenan en el refrigerador durante varios días. Para extender su vida útil, se pueden congelar o secar para que duren todo el año. Almacenamiento con la ayuda de salazón y decapado no es la mejor solución, ya que casi todos los nutrientes se pierden y aumenta el riesgo de intoxicación por violación de la tecnología.

Deje su comentario.