Carniceria

Lista de variedades de carne

Artículos cárnicos

Sobre la carne

Carniceria

La carne es un alimento favorito en muchas familias, especialmente en las regiones frías. Descubriremos qué tipos de carne existen, cómo elegir el mejor producto, con qué frecuencia puede darse un festín con carne.

 

La carne es una categoría de productos amplia, el tejido muscular de cualquier animal que se puede procesar y preparar de muchas formas diferentes. El procesamiento adecuado es muy importante, ya que incluso la carne sana puede convertirse en un alimento peligroso para la salud.

Lo más importante en cualquier carne es una gran cantidad de proteína animal. Está formado por aminoácidos, algunos de los cuales son indispensables para nuestro organismo.

Según el tipo de carne, el método de preparación e incluso la edad del animal, sus propiedades también varían mucho. Los principales tipos de carne: roja, blanca y procesada (ahumada, seca, etc.).

La carne roja contiene mucho hierro, por lo que tiene este color. Incluye carne de res, venado, cerdo, cordero, caballo. La carne blanca es más dietética y digestible, pero no contiene mucho hierro. Se trata principalmente de carne de aves de corral: pollo, ganso, pavo.
Carne procesada y alimentos muy controvertidos: salchichas, salchichas y otras delicias. Tal procesamiento revela el sabor de la carne tanto como sea posible, la hace brillante y muy “adictiva” debido a la abundancia de sal, especias y otros aditivos. En pequeñas cantidades, dicho producto no dañará, pero al elegir carne procesada, debe tener el mayor cuidado posible. Es en los aromas donde reside el posible peligro.

Los beneficios de la carne

Además de las valiosas proteínas, cualquier carne es rica en vitaminas B. Son necesarios para el trabajo armonioso de todos los sistemas corporales. Participan en la formación de células sanguíneas, en procesos metabólicos, en el trabajo del cerebro.

Hay mucho zinc y selenio en la carne. Apoyan el sistema inmunológico y tienen un efecto antioxidante. Selena se encuentra principalmente en la carne de aves.

El fósforo es esencial para el tejido óseo, es el responsable de su densidad. Con la falta de fósforo, los huesos pueden volverse frágiles, desarrollar osteoporosis y curvatura de la columna. Se ha demostrado que consumir proteína animal de forma regular reduce el riesgo de fracturas hasta en un 70%. Debido a la falta de carne en la dieta, las mujeres con menopausia suelen sufrir cambios degenerativos en el tejido óseo.

La carne, especialmente la roja, es conocida por su capacidad para combatir la anemia. Esto es posible gracias al hierro y las vitaminas B, que son necesarias para la síntesis de glóbulos rojos. El consumo regular de carne prácticamente anula el riesgo de anemia B12 y anemia por deficiencia de hierro.
Los alimentos cárnicos son especialmente necesarios para los atletas, los niños y las personas que se recuperan de operaciones y lesiones graves. La proteína contribuye a la síntesis de sus propios aminoácidos y al desarrollo de los músculos, lo que ayuda a proteger contra la falta de tejido muscular. La atrofia muscular hace que una persona se vuelva débil, letárgica y conduce a otras patologías graves.

Daño de la carne

Es importante tener en cuenta sus propias características y restricciones de salud. Para hacer esto, debe consultar con su médico. Dado que en algunas enfermedades (por ejemplo, la gota), la carne está prohibida, incluso el producto de la más alta calidad puede ser dañino.
A menudo, la carne provoca reacciones alérgicas, especialmente la carne de cerdo. Quizás la alergia no era ni siquiera a los alimentos cárnicos, sino a los aditivos alimentarios y antibióticos que se administraban a los animales de la granja. Por eso, es necesario ofrecer carne a los niños poco a poco y con mucho cuidado. Es mejor comenzar con variedades dietéticas: conejo, pavo.

Todo es bueno con moderación y la carne no es una excepción. Está comprobado que el consumo frecuente de carnes rojas, especialmente fritas, provoca cáncer no solo de esófago, estómago e intestinos, sino también de próstata, riñones e incluso de mama.

Los científicos en Suiza han demostrado el vínculo entre la locura por la carne procesada (salchichas, salchichas) y las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos, así como la diabetes tipo 2. Algunos expertos incluso citan cifras: el riesgo aumenta en un 40%. Varios alimentos cárnicos procesados ​​a menudo contienen colorantes, potenciadores del sabor y proteína de soja. Esto tiene un efecto perjudicial para la salud en general, por lo que debe estudiar cuidadosamente la composición.

Además, el consumo incontrolado de alimentos cárnicos conduce rápidamente a la obesidad y al malestar intestinal. Dado que la carne es un producto bastante alto en calorías.

Cómo elegir la carne adecuada

Es mejor comprar carne refrigerada de fabricantes confiables. Dicha carne traerá el mayor beneficio en forma hervida, guisada y horneada. La peor opción para cocinar platos de carne es freír en aceite. Durante el proceso de cocción, se forman muchos compuestos tóxicos. Algunos de ellos se pueden neutralizar; de ahí partió la tradición de comer asado con una copa de vino, ya que destruye algunas toxinas. Pero el resto de los carcinógenos permanecen, por lo que es mejor no tentar al destino.
No debe comer carne cruda o poco cocida, ya que las larvas del parásito permanecen en esta forma. Incluso la congelación preliminar no mata a todos los gusanos.

Hay que tener especial cuidado a la hora de elegir alimentos cárnicos: embutidos, patés, jamón, etc. Un buen producto semiacabado no es peligroso, pero también costará mucho. Por lo tanto, para ahorrar dinero, muchos fabricantes utilizan residuos cárnicos, proteínas vegetales y aromatizantes. Esto le permite reducir el costo del producto y, con la ayuda de aditivos artificiales, hacer que el sabor sea atractivo. Al estudiar la composición, elija aquellos alimentos cárnicos donde, además de la carne y las especias, haya un mínimo de ingredientes extraños.

Deje su comentario.